Ir al contenido principal

Guerra de idiomas, lenguajes de programación y la cuerpa

Últimamente ando pensando mucho en el idioma y el lenguaje. Más que nada esto se debe a dos cosas, una que se me dió por comenzar a aprender Ruso (aunque quedo en un hiatus hace unas dos semanas), otra es que me puse a leer y escuchar clases de filosofía de la Facultad Libre Virtual por Darío Sztajnszrajber. Para mi la filosofía siempre fue una bolilla díficil, porque una vez que se rompe con la lógica simbólica y la filosofía Aristotélica los programadores perdemos mucho el sentido de orientación, nos parece que no tiene ningún tipo de sentido y hasta nos da un poco de miedo . Podría escribir varias cosas de lo que he logrado entender al respecto, pero hoy quería concentrarme en el lenguaje que es para mi una de las cosas más fascinantes.

Los programadores somos en esencia "silogistas", pero tenemos algo de escritores ya que estamos acostumbrados a dominar varios tipos de idiomas que cambian dependiendo su propósito, lenguajes de bases de datos SQL u orientadas a objetos, etc. Sin embargo se nos genera un respeto casi fanático por cuestiones sintácticas (más que morfológicas o epistemológicas), yo creo que condicionados por tantos errores de compilación y letritas en rojo. Cuando uno lee Nietzsche y comienza a ver la influencia de nuestro propio lenguaje como factor limitante de nosotros mismos nos empieza a hacer un poco de ruido todo esto. Claramente hay en nuestro propio lenguaje una especie de prisión y la alegoría de la caverna comienza a tomar forma. Las palabras limitan nuestra percepción de la realidad y la condicionan implacablemente; yo creo que al aprender otros lenguajes podemos cambiar un poco eso, y si bien no terminamos de salir sino de una caverna para meternos en otra (o agregarle un par de habitaciones a la que ya tenemos) a veces resulta interesante. Desde que leí la Gaya Ciencia hace unos años me convencí de que aprender nuevos lenguajes nos permite pensar de otra manera y ver el mundo con otros ojos, y quize empezar a tratar de hacerlo.

Русский

En Ruso por ejemplo algo que me pareció muy loco es que los verbos en pasado cambian si la persona que lo dice es mujer, hombre o cosa. Es así que un hombre dirá "Вчера смотрел филм" que se traduciría a "Ayer vi una pelicula", y una mujer diría "Вчера смотрела филм" que se traduciría en nuestro idioma igual, pero se perdería claramente algo, si quisieramos forzarla quizás podríamos decir que en el caso del hombre diría "vi una pelicula" y en el caso de la mujer "vi-la una pelicula", rompiendo efectivamente nuestro propio idioma para reflejar ese concepto foráneo. Eso me puso a pensar que quizás para una persona que tiene la lengua nativa rusa el hombre y la mujer "hacen" distinto, piensan distinto, existen de forma distinta mientras que nosotros no tenemos esa diferenciación arraigada en la lengua.

Si nos vamos al alfabeto cirílico donde para nosotros una "pé" es para los rusos una "erre" y tienen varias más letras que nosotros, la cosa merece en si mismo un artículo mucho más largo.

Rompiendo todo...

Esto al menos para mi es muy fuerte y me llevó a pensar que quizás la destrucción o deconstrucción de las palabras (más cuando a eso le añadimos un poco de Foucault y Derridá despues de tomar un café) es algo bastante interesante. La profunda carga ideológica que puede sostener la existencia o no de una regla gramatical es notable. Esta idea no es ni nueva, ni genial, ni nada, es lo que vienen pensando hace rato en las universidades, en los circulos de las ciencias sociales. Pero para gente como yo formada a duras penas en un mundo de silogismos, promesas de mundos ideales "que compilan o no" y hasta la construcción virtual de ese mundo ideal en la computadora se nos antoja casi una realidad. Yo creo que nos cuesta mucho.

Ahora esa resistencia se ve mucho, y en el terreno del lenguaje creo yo que hay una guerra. Mientras mucha gente ha creado un nuevo lenguaje inclusivo con términos como "amigxs" o "amigues" muchos empiezan a levantar banderas defendiendo la corrección sintáctica del lenguaje, casi como si un compilador universal nos estuviera escuchando y aprobando. Señalando la existencia de éstandares, con miedo a que destruyamos el lenguaje nos "dejemos de entender" como si una nueva torre de Babel fuera posible.

Uno de los nuevos terminos que me resultaron fascinantes es la creación feminista de la expresión "la cuerpa" (es decir el cuerpo femenino, si decidimos "arreglarlo"). Es fuertemente político y sin embargo: ¡Que político es tambien lo contrario! Que políticos son nuestros cuerpos desde el punto de vista del lenguaje que ya nos encasillan en una forma de vida y casi un destino, una fatalidad. ¿Donde se detiene el ser lo que somos, el cuerpo que habitamos? Para eso debería creo yo entender que implica ser masculino, que significa ser femenino, pero a la vez, volviendo a los rusos para ellos también habría que descubrir lo que es una cosa. Y si hay más de dos ¿Por que no habrá cuatro? ¿Por que no hay masculino, femenino, cosa y tiempos?, entonces tendriamos un cuerpo, una cuerpa, un cuerpe, y palabras para cuando estos son viejos, jóvenes o niños, y así ad infinitum. O quizás no hay ninguna. Y ahí es donde vemos que todo es un gran chiste. La "universalidad" del idioma "correctamente hablado" es tan absurdo como que alguien haya declarado COBOL la única forma de escribir y de pensar un programa y proscrito C, Ruby, Python.

Me tienta a mi mismo la tarea de escribir en un idioma nuevo, un idioma de cuerpas y cuerpos, de hombres que son mujeres y cosas y animales; y que piensan y hacen en presente pasado y futuro como se les antoje, todo igual o todo distinto.

Mientras tanto voy a seguir estudiando esto que me fascina, estudiando idiomas que me vuelan la cabeza e incorporando lenguajes de programación que hacen mirar a la computación con otros ojos. Y les dejo un tema de Gabo Ferro que creo yo que habla un poco de esto:

Gabo Ferro y Pedro Aznar - Hay una guerra

fit-width

Nota al pie: Para publicar este árticulo tuve que convertir la tabla de caracteres de la base de datos, y rompió muchos otros articulos. Por suerte ayer los exporté en Markdown, quizás ese sea el pie para mudar el blog a Nikola o otro sistema estático.

Comentarios

Comments powered by Disqus